Preguntar al camello de tu gimnasio no es la mejor manera de aprender a entrenar y alimentarte

Y después de la liposucción, ¿qué?

Una de las formas más populares de luchar contra el exceso de grasa es la liposucción. Es algo muy atractivo y, según dicen, sus resultados son espectaculares: en unas sesiones y sin ningún esfuerzo por parte del paciente (aparte del esfuerzo económico y del trabajo necesario para conseguir ese dinero, por supuesto) un médico hace que la grasa desaparezca… ¡y ya está! Pues no, no está.

La liposucción es una más de las manifestaciones de uno de los grandes problemas que tiene la medicina actual: ataca a los síntomas del problema, no al origen del problema. Con lo que pasado algún tiempo, el problema vuelve a manifestarse.

Cuando una persona tiene un exceso de grasa en el cuerpo se debe a algún o algunos motivos. Los más habituales son unos hábitos alimenticios inadecuados (comer en exceso o en defecto, comer alimentos inadecuados, comer alimentos adecuados pero a horas inadecuadas, etc) y a unos hábitos de ejercicio también inadecuados (falta de actividad física, exceso de ejercicio inadecuado, en especial de aeróbicos, etc).

Por tanto, la forma correcta de eliminar la grasa en exceso del cuerpo es cambiar, sustituir o eliminar los motivos que han provocado que el cuerpo almacene esa grasa innecesaria. Obviamente, eso conlleva más tiempo y más esfuerzo (incluso intelectual, porque implica adquirir conocimientos sobre alimentación, entrenamiento, etc) que ir a un médico a que extraiga la grasa (aunque el ir a ese médico implica, normalmente, muchas horas de trabajo para poder pagar ese servicio, lo cual no se puede decir que sea poco esfuerzo). Sin embargo, eliminar la grasa cambiando los hábitos que han llevado al cuerpo a acumularla en exceso es un método más duradero, más sano, incluso más enriquecedor, pues durante el proceso se aprende mucho sobre alimentación, ejercicio, cómo funciona el cuerpo humano, etc. Y justo por todo ello, eleva la autoestima, porque quien lleva a cabo este proceso siente que ha mejorado como persona y que, de alguna forma, controla más su vida.

Frente a eso, la liposucción tiene la gran ventaja de la velocidad: es más rápido. Y la rapidez es algo muy valorado en estos días… en los que el estrés derivado de tanta rapidez lo podemos encontrar en todas partes, dicho sea de paso. Pero también tiene sus partes negativas, obviamente: el paciente no aprende nada sobre alimentación, ejercicio, etc. Y tampoco siente que controla nada en esa parte de su vida: el control lo tiene el médico al que da dinero por hacer su trabajo, y él lo hace, sin que el paciente pueda intervenir.

Pero, la parte más importante y que da título a este artículo, es: ¿qué pasa después de la liposucción? Que se recupera la grasa que se ha perdido… como no puede ser de otra manera. Se puede tardar más tiempo, o menos, pero se acaba recuperando. Al hacer una liposucción se ha eliminado la grasa, pero se han mantenido los hábitos que hacen que se acumule grasa. Por tanto, tras esa eliminación de grasa, los hábitos hacen que se vuelva a acumular grasa. Y si se vuelve a hacer una liposucción, se repetirá el proceso: se volverá a eliminar grasa, pero con el tiempo se volverá a almacenar grasa. Y así, tantas veces como se vuelva a hacer lo mismo. Ya decía Einstein que la locura es hacer siempre lo mismo y pretender obtener resultados distintos. Es así de sencillo: mientras se mantengan los hábitos que han llevado al cuerpo a almacenar grasa en exceso, el cuerpo volverá a almacenar grasa en exceso.

Además, la liposucción tiene otro gran problema: elimina grasa, pero no crea músculo. Y el músculo es lo que da una forma estética al cuerpo, además de hacerlo más útil para las tareas cotidianas, y ayudar a que no se acumule grasa.

 

CONCLUSIÓN

 

Si se elimina la grasa corporal mediante una liposucción, se elimina la grasa, pero se mantienen los motivos por los que el cuerpo ha almacenado esa grasa. Por eso, al cabo del tiempo se vuelve a almacenar grasa. Además, al hacer una liposucción no se construye músculo, y el músculo además de ser sano, da una forma mucho más estética al cuerpo que simplemente quitar grasa sin construir músculo.

Por tanto, no recomiendo la liposucción como forma de adelgazamiento. Si se quiere eliminar la grasa que se tenga en exceso mi recomendación es combinar una alimentación adecuada con ejercicio adecuado.

NOTA: si quieres saber más sobre cómo alimentarte y entrenar de la forma más eficiente posible, sin necesidad de gastar tu dinero en suplementos, te sugiero que leas mi libro Hacer Pesas SIN Suplementos, de venta en Amazon, por sólo 7 euros en versión Kindle, y 16 euros en papel.

Hacer Pesas SIN Suplementos

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *

Leer entrada anterior
El mar deMallorca, con casas en la ladera de un montículo lleno de pinos verdes.
¿La práctica lleva a la excelencia… o a las lesiones?

Cerrar