Preguntar al camello de tu gimnasio no es la mejor manera de aprender a entrenar y alimentarte

Tienes límites.

Tienes límites.

T ienes límites.     Sí, ya sé que son malas noticias. Ya sé que no es guay tener límites. Ya sé que lo que te dice todo el mundo es que no tienes límites, eso de “No limits”, que mola tanto. Pero la realidad es la que es: todos tenemos límites.   Y aunque la realidad mole menos que la parida esa de “No limits”, es mejor vivir partiendo de una base real, que vivir partiendo de una mentira… por mucho que mole la...

leer más