Preguntar al camello de tu gimnasio no es la mejor manera de aprender a entrenar y alimentarte

¿La práctica lleva a la excelencia… o a las lesiones?

Se dice mucho esta frase de “la práctica lleva a la excelencia”. Y es que parece una verdad obvia. Por ejemplo, para llegar a ser un maestro de música clásica hay que pasar muchas horas cada día practicando, durante muchos años… o para ser un atleta olímpico hay que entrenar también horas y horas, cada día, durante un año de detrás de otro. Y, en general, todo el que consigue llegar a la excelencia en cualquier ámbito tiene que practicar mucho, muchísimo. Pero la práctica no lleva a la excelencia. Lo aprendí cuando aprendí a tirar con arco. Sí, es cierto que para llegar a la excelencia es imprescindible la práctica… pero si se hace algo mal y se practica mucho, lo que se consigue es afianzar los errores, conseguir que los errores se fijen. Así que el profesor de tiro con arco nos dijo que cuidásemos mucho la técnica y que intentásemos mejorarla constantemente, porque si hacíamos algo mal y practicábamos mucho, no lograríamos mejorarlo por practicar mucho, sino que lograríamos lo contrario: afianzar el error.

La práctica es imprescindible para la excelencia, pero no es el camino que lleva a ella por sí solo. El mero hecho de practicar mucho no lleva por sí mismo a la excelencia. Hay que acompañarlo de hacer las cosas bien, cada día mejor, pulir los errores, perfeccionarnos todo lo posible, etc.

Y tener esto en cuenta es muy importante cuando se hace ejercicio, pesas, aeróbicos, o lo que sea. Porque, ¿qué pasa si se practica mucho un ejercicio, pero en lugar de practicarlo bien hecho, se practica con una ejecución incorrecta? Que es muy probable que se acabe produciendo una lesión. En general, para que se produzca una lesión hace falta que pase tiempo, y que el error se repita durante mucho tiempo, porque el cuerpo humano tiene bastante tolerancia a los errores, y por hacer un ejercicio mal un día, no suele pasar nada. Además, es imposible hacerlo todo bien desde el primer día, así que el proceso de aprendizaje conlleva hacer las cosas mal al principio, durante un tiempo, y luego ir mejorando. Pero si se entrena habitualmente, un mes tras otro, un año tras otro, y la técnica no es buena, es inevitable que al principio aparezcan los dolores, y luego las lesiones.

Por ejemplo, en un post expliqué que es un error que los bancos de pesas sean rectos y que la mayoría de las máquinas de gimnasio tengan el respaldo recto. ¿Qué pasa si se entrena con esos bancos y máquinas con respaldo recto, sin curvar las lumbares? Pues al principio, nada… pero si se sigue entrenando, empezarán los dolores de espalda, que cada vez serán mayores… y si se sigue, puede que incluso aparezca alguna hernia de disco. Es decir, entrenando mucho apoyando la espalda en respaldos rectos no se termina por entrenar bien, se termina con dolores, y si se insiste, con una lesión.

Otro ejemplo son las contracciones abdominales. En general recomiendo no hacerlas, pero cuando se hacen con la espalda pegada al suelo (que es como suelen hacerse), son malas para la espalda (por las mismas razones por las que son malos los respaldos rectos en los bancos y máquinas). Si se hacen un día contracciones abdominales, no será bueno, pero tampoco muy dañino. Pero si se hacen habitualmente, aparecerán los dolores de espalda (en la zona lumbar, muy probablemente), y si se continúa con su práctica esos dolores irán en aumento y también puede acabar consiguiéndose alguna hernia.

Y esto es importante tenerlo en cuenta si te aconseja cómo hacer un ejercicio alguien que tiene pinta de llevar muchos años en el gimnasio: puede que realmente sepa hacer bien el ejercicio, pero también puede ser que lleve muchos años haciéndolo mal, y tenga los errores perfectamente arraigados.


 

CONCLUSIÓN

 

Cuando se practica algo bien hecho, se logra perfeccionar su ejecución. Pero cuando se practica algo mal hecho, lo que se logra es afianzar los errores. Por eso hay que entender que para lograr hacer algo bien no sólo hay que hacerlo muchas veces, sino que hay que aprender a hacerlo bien.

Haciendo pesas, fitness, o cualquier otro deporte, hacer mucho un ejercicio no es suficiente para aprender a hacerlo bien. Y si se practica mucho un ejercicio mal hecho, se puede acabar teniendo una lesión.

NOTA: si quieres saber más sobre cómo alimentarte y entrenar de la forma más eficiente posible, sin necesidad de gastar tu dinero en suplementos, te sugiero que leas mi libro Hacer Pesas SIN Suplementos, de venta en Amazon, por sólo 7 euros en versión Kindle, y 16 euros en papel.

Hacer Pesas SIN Suplementos

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *

Leer entrada anterior
imagen de la costa de-Mallorca, con el mar azul, el cielo azul, y un brazo de tierra marrón y verde.
¿Has entrenado realmente intenso alguna vez?

Cerrar