Preguntar al camello de tu gimnasio no es la mejor manera de aprender a entrenar y alimentarte

¿Cuánto gastas en química, y cuánto en aprender?

Algo muy frecuente hoy en día en las salas de pesas de los gimnasios es lo que podríamos resumir como “química de primera – entrenamientos de tercera”. Es gente que logra muy buenos físicos (según los actuales parámetros “químicos”) a base de usar química de primer nivel (ciclos, suplementos, etc), pero que hacen entrenamientos prácticamente de principiante: sólo usan máquinas y ejercicios muy sencillos con barras y mancuernas (press de banca, press de hombro sentados, etc), desconocen la importancia de los tiempos de descanso entre series y entre repeticiones, no varían las intensidades (van al fallo casi siempre), hacen contracciones abdominales en todos o casi todos sus entrenamientos, usan rutinas Weider exclusiva o casi exclusivamente (eso sí, buscando variantes y más variantes de ellas), hacen aeróbicos para definir… en definitiva, hacen prácticamente lo mismo que cualquier principiante, pero logran marcar la diferencia gracias a la química. Una vez más diré que me parece bien que cada uno tome lo que quiera, pero si esto del fitness, hacer pesas, culturismo, o como lo queramos llamar, es un deporte, creo que no estaría de más darle un poco de importancia al ejercicio físico, y no sólo a la química quote, ¿no?

Y para entender la poca importancia que se le da al entrenamiento frente a la que se le da a la química, creo que un buen indicativo es el dinero que se gasta en uno y en otro. Gente que se gasta miles de euros al año en suplementos, no ha gastado un euro en su vida en un libro de fitness o culturismo, y lo más que hace es comprar una revista cada cierto tiempo… y lo que más evidencia la falta de interés por el entrenamiento es cuando alguien que gasta miles de euros en química, busca cómo conseguir gratis algún libro en internet, para ahorrarse 10, 20 ó 30 euros… ¡mientras se está gastando varios miles en química! Y tampoco van a seminarios en los que podrían aprender sobre técnica, nuevos movimientos más efectivos, etc (como los que imparten en los centros de Crossfit, que suelen ser muy buenos), porque dicen que son muy caros… porque cuestan alrededor de 200 euros… mientras se gastan eso en 4 botes de suplementos, y mucho más que eso en cada ciclo, sin darle importancia.


Pero no sólo el dinero empleado es una forma de evaluar el interés, también está el tiempo. Mientras pasan horas y horas leyendo sobre los efectos de suplementos, lo ciclos más adecuados para esto y lo otro, no dedican nada de tiempo a leer libros sobre entrenamiento, sobre distintos métodos, ejercicios, etc… y lo único que hacen es pasar horas en foros leyendo lo mismo una y otra vez, escrito por gente que tiene la misma visión “química” del entrenamiento que ellos, para sentir la satisfacción de ver como los “expertos” dicen lo mismo que él/ella. Y, claro, tampoco dedican tiempo a perfeccionar la técnica. Primero porque usan básicamente los mismos ejercicios de siempre, cuya técnica es facilísima (en apariencia, porque a la hora de la verdad hay errores que se repiten una y otra vez, y que son los causantes de los omnipresentes dolores y molestias en casi todo el/la que hace esos tipos de entrenamientos, que con el tiempo pueden/suelen convertirse en lesiones). Y, luego, porque lo que quieren es levantar mucho peso, y como la química les permite hacerlo, no se molestan en dedicar tiempo a aprender la técnica (lo que a medio – largo plazo tiene efectos muy negativos… pero, ¿quién piensa en el largo plazo hoy en día, cuando con un buen ciclo se puede tener el aspecto de los que salen en las portadas de las revistas, en dos meses?).

CONCLUSIÓN

 

¿Critico esta actitud? No. Simplemente, la señalo. Y lo que sí digo es que no la comparto.

Yo veo el fitness, hacer pesas, culturismo, o como lo queramos llamar, como un deporte. Por tanto, es algo físico, no químico… sin embargo, actualmente se ha convertido en algo químico para la mayoría de la gente que va a las salas de pesas, pues basan los resultados en los productos químicos, no en el esfuerzo físico y el conocimiento sobre entrenamiento y alimentación (y cuando digo “alimentación”, no me refiero a la alimentación que va en pastillas, que sale de tarros de plástico, o que se mete por las venas).

Y por eso, creo que debería gastarse menos dinero en suplementos y ciclos, y más dinero en libros y seminarios, y tiempo en leer, aprender técnica, etc.

¿Quién tiene razón, los “físicos”, o los “químicos”? No lo sé… tal vez las dos cosas estén bien… pero yo voy a seguir viendo el deporte como un deporte… y cada uno que lo vea como quiera… pero, eso sí, teniendo siempre bien claro que el entrenamiento con suplementos es completamente distinto al entrenamiento sin suplementos, y que quien sabe entrenar con química, haría bien en no decir a quien no usa química cómo debe entrenar.

NOTA: si quieres saber más sobre cómo alimentarte y entrenar de la forma más eficiente posible, sin necesidad de gastar tu dinero en suplementos, te sugiero que leas mi libro Hacer Pesas SIN Suplementos, de venta en Amazon, por sólo 7 euros en versión Kindle, y 16 euros en papel.

Hacer Pesas SIN Suplementos

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *

Leer entrada anterior
Collioure, sur de Francia-Entrenar-Sin-Suplementos
¿Por qué hay tantas opiniones discrepantes en los gimnasios?

Cerrar