Preguntar al camello de tu gimnasio no es la mejor manera de aprender a entrenar y alimentarte

Adelgazar: ¿Fracasan las dietas, o las personas?

Hoy los medios de comunicación han dado una noticia que me ha llamado mucho la atención, tanto por lo que cuenta la noticia, como por la forma de darla. Este es el titular con el que El Mundo daba la noticia:

 

El 81% de los españoles fracasa al hacer una dieta

 

El poder del lenguaje es muy grande, y por eso la forma de decir las cosas es tan importante. Este titular, por ejemplo, envía una idea muy clara: “los españoles fracasan al hacer dieta”. Es decir, fracasan las personas que intentan hacer dieta… de lo cual se desprende otra idea muy importante: las dietas no fracasan. Esa es la idea que transmite este titular: las dietas están bien, pero las personas fracasan al hacerlas. ¿Es esa la realidad? En mi opinión, no, en absoluto.

En mi opinión la mayor parte de los fracasos que se producen actualmente cuando alguien quiere adelgazar no son atribuibles a la persona que quiere adelgazar, sino a los métodos que emplea para adelgazar… métodos que no se los suele inventar nadie, sino que han sido cogidos de revistas especializadas, “expertos”, monitores de gimnasio, entrenadores personales, anuncios presuntamente avalados por datos presuntamente científicos, licenciados en INEF, médicos, etc. Y cuando una persona emplea un mal método para adelgazar, no lo consigue, como es lógico… pero, claro, para todos los “expertos” que se dedican a ganar dinero por decir cómo adelgazar a los demás, es mucho más fácil y rentable económicamente echar la culpa a las personas, que a los métodos, y suplementos que recomiendanporque reconocer que sus métodos y suplementos no funcionan implicaría aceptar que no deberían cobrar por hacer su trabajo, puesto que no saben hacer su trabajo, al no dar los resultados que prometen… y, lógicamente, prefieren echar la culpa a las personas, antes que reconocer su ignorancia. El otro día leí en el blog de Verónica Blume que en la antigua China la gente pagaba a los médicos por estar sanos, pero si alguien enfermaba, dejaba de pagar al médico, pues entendía que este había hecho mal su trabajo. Creo que eso sería lo justo, también en el caso de la obesidad: si un médico prescribe una dieta, y la persona no adelgaza, el médico no debería cobrar, ¿no? Y se podría decir que eso no sería justo porque existe la posibilidad de que la persona no hubiese seguido las recomendaciones del médico. Pero es que una de las características que tienen que tener las dietas es que sean factibles, que se puedan realizar, porque es muy cómodo mandar una dieta y decirle al paciente: “si no es usted capaz de hacerla, el problema es suyo”… ante eso, el paciente debería responder: “si yo no soy capaz de hacer la dieta que me receta usted, el problema es que la dieta está mal diseñada para mis necesidades y características, por lo que no le voy a pagar”. Por tanto, si un médico prescribe una dieta a un paciente, y el paciente no es capaz de llevarla a cabo, la responsabilidad es del médico.

¿Y quién ha hecho este estudio que responsabiliza a las personas del fracaso de las dietas? El estudio se llama “Encuesta XLS Medical sobre los factores de éxito y fracaso en el intento de adelgazar”, y es una encuesta realizada entre 2.944 personas por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), en colaboración con XLS Medical. Como no conocía a ninguno de los dos, he buscado por internet, y he encontrado que “la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) es una sociedad científica multidisciplinar centrada en el estudio, divulgación, formación de los profesionales de la salud, prevención y tratamiento de todos los aspectos relevantes relacionados con los problemas de exceso de peso”, y XLS Medical es una marca de productos para adelgazar. Es decir, el estudio que dice que la culpa de que las personas no adelgacen no es de las dietas, sino de las personas, está realizado por científicos que se dedican a combatir la obesidad, y por una marca de suplementos para adelgazar… y, casualmente, SU estudio, concluye que ni los científicos, ni los suplementos, ni las dietas, son los responsables de que la gente no adelgace… los responsables son las personas, por no adelgazar. Claro, los que pagan el estudio hacen bien su trabajo, pero las personas que quieren adelgazar no, y por eso la responsabilidad de que la gente no adelgace es de las personas… según ellos, por supuesto.

Pero esta noticia tiene una joya más: el vicepresidente de la SEEDO, Albert Goday, “ha recordado que la obesidad es una enfermedad “crónica””. Esta es la guinda del pastel. Si hacemos caso a este “experto” y creemos que la obesidad es una enfermedad crónica, entonces si que los “expertos” no tienen ninguna culpa de que la gente no adelgace: la enfermedad es crónica, ellos hacen lo que pueden, pero si la enfermedad es crónica, no se puede hacer más… se supone que debemos pensar. Pero no: la obesidad no es una enfermedad crónica. Es más, ¿Es una enfermedad? ¿Tener grasa acumulada se puede considerar una enfermedad? Pues no sé, tal vez según algunos científicos sí… pero, en cualquier caso, la realidad es que la grasa se puede perder… con una dieta adecuada, y con ejercicio adecuado. Y si alguien se esfuerza en perder grasa y no la pierde, la culpa es de quién le haya recomendado equivocadamente lo que tiene que hacer… y lo honesto es que quien haya hecho esas recomendaciones erróneas admitiese su error, en lugar  de culpar a quien ha sufrido sus errores. Pero eso podría significar acabar con el muy rentable negocio de tener a millones de personas pagando durante años a médicos, gimnasios, entrenadores personales, sistemas novedosos, etc, y comprando suplementos y productos milagrosos para adelgazar, y sin conseguir adelgazar.

Pero aún hay algo más en esta noticia que no debemos pasar por alto: “”Los libros son buenos para la literatura pero no para perder peso“, ha recalcado Goday”. ¿Qué significa esto? Que hay libros (y webs, y blogs) en los que la gente puede aprender a adelgazar… y pueden costar desde 0 euros que cuesta leer un blog o una web, hasta 20 ó 40 euros que pueden costar algunos libros… ¿y no sirven para perder peso? Claro que sí, algunos sí, y mucho… y por eso están recibiendo tantos ataques, porque cada vez hay más gente que en lugar de pagar mucho dinero a un médico, y gastar cientos o miles de euros en productos adelgazantes, lee un libro, o un blog, y siguiendo unas simples recomendaciones adelgaza… y se acaba el negocio para los que querían vivir de que esa persona estuviese toda su vida con obesidad e insatisfacción, y gastando su dinero en soluciones que no solucionaban su problema, y encima le hacían sentir culpable. Ante eso, hay muchos “expertos” que recomiendan no leer libros… no vaya a ser que la gente acabe aprendiendo demasiado sobre la obesidad, y al final todo el mundo se entere de que adelgazar es bastante fácil, y requiere esfuerzo y constancia, pero dentro de lo que cualquiera puede hacer.

 

CONCLUSIÓN

 

Si haces una dieta y no te funciona, ten claro que la culpa es de la dieta, no tuya, por mucho que esa dieta te la haya recomendado un “experto”, incluso un médico.

Si te recomiendan una dieta y no eres capaz de llevarla a cabo, la culpa no es tuya, es de quién ha diseñado esa dieta, que no ha tenido en cuenta tus características y necesidades.

Si haces un entrenamiento que se supone que debería adelgazarte, pero no te adelgaza, ten claro que la culpa es del entrenamiento, no tuya, por mucho que te lo haya prescrito un entrenador personal con tableta de chocolate que te ha cobrado un dineral por cada sesión (por ejemplo, si haces aeróbicos y no pierdes grasa, no te culpes, es que los aeróbicos no son tan efectivos como cuentan para adelgazar, y pueden incluso hacerte engordar).

Si tomas productos o suplementos adelgazantes y no te adelgazan, ten claro que la culpa es de esos productos o suplementos, no tuya.

Si para intentar adelgazar has pagado por una dieta, por una serie de entrenamientos personales, o por productos adelgazantes, y no has adelgazado, deberías pedir que te devolviesen el dinero.

De lo único que son responsables las personas que hacen dietas y no adelgazan es de pagar a gente (médicos, entrenadores, farmacéuticas, marcas de suplementos, etc) a pesar de que esa gente no ha hecho bien su trabajo de adelgazarles.

La obesidad no es una enfermedad crónica. Si no adelgazas es porque no estás haciendo lo correcto, pero haciendo lo correcto si adelgazarás, y te aseguro que adelgazar no es difícil, ni demasiado sacrificado, aunque sí requiere esfuerzo, paciencia y constancia.

Actualmente hay muchos libros, webs y blogs donde puedes encontrar información fiable sobre cómo adelgazar, por muy poco dinero o gratis. Infórmate, prueba lo que te parezca razonable, y si no te funciona, deséchalo, pero teniendo claro que si algo (dieta, entrenamiento o suplementos) no te funciona es porque ese algo no funciona, o no es adecuado para ti… no te culpes, ni te desesperes, sigue buscando algo que te funcione, porque te aseguro que adelgazar no es difícil, ni demasiado sacrificado.


NOTA: si quieres saber más sobre cómo alimentarte y entrenar de la forma más eficiente posible, sin necesidad de gastar tu dinero en suplementos, te sugiero que leas mi libro Hacer Pesas SIN Suplementos, de venta en Amazon, por sólo 7 euros en versión Kindle, y 16 euros en papel.

Hacer Pesas SIN Suplementos

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. El entrenamiento y la alimentación deben adaptarse a ti, no tu a ellos | Entrenar sin suplementos - [...] que no se pueden seguir? Porque, por ejemplo, como comenté en otro post, según un estudio el 81% de ...

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *

Leer entrada anterior
Imagen de Cala-Vadella-Ibiza, se ve el mar, barcos de vela, las rocas y la cala.
Subway va a retirar de su pan un componente químico usado para hacer colchonetas de Yoga

Cerrar